Skip to content

Microbiota intestinal

Microbiota intestinal

El término de microbiota cada vez genera más atención; y no es para menos, ya que muchos desequilibrios en las comunidades bacterianas del intestino se asocia a una gran cantidad de enfermedades y trastornos.

¿A qué llamamos microbiota?

La microbiota es el término que utilizamos para definir lo que todos conocemos como “flora intestinal”. Está compuesto por un conjunto de genes de los microorganismos, integrado principalmente por bacterias, virus y hongos.

¿Por qué la microbiota intestinal es la más estudiada? 

La microbiota intestinal es uno de los sistemas más estudiados debido a su papel fundamental en la salud humana. 

La investigación sobre la microbiota intestinal ha aumentado en los últimos años debido a los avances en la tecnología de secuenciación de ADN, que ha permitido a los científicos identificar y analizar los diferentes tipos de bacterias y otros microorganismos presentes en el intestino. 

Además, la microbiota intestinal ha sido relacionada con una amplia gama de enfermedades, incluyendo obesidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes y trastornos autoinmunitarios

¿Qué papel tiene la microbiota intestinal en la salud?

La microbiota intestinal también conocida como flora intestinal, es el conjunto de microorganismos que habitan en el intestino humano; desempeñando un papel crítico en la salud humana.

Uno de sus papeles fundamentales es ayudar en la digestión y absorción de nutrientes esenciales, además de garantizar protección contra patógenos impidiendo que crezcan y se multipliquen en el intestino. Al mismo tiempo, la microbiota intestinal contribuye al desarrollo del sistema inmunológico, previniendo enfermedades autoinmunitarias y alergias. 

Algunas bacterias en la microbiota intestinal producen neurotransmisores, como la serotonina, que están relacionados con el estado de ánimo y la función cognitiva de nuestro cuerpo. 

Y por último, la regulación del metabolismo de los nutrientes; evitando las enfermedades metabólicas y la obesidad.

.

¿Cuáles son los alimentos que debemos consumir?

Para mantener una microbiota intestinal saludable, es importante consumir una dieta equilibrada que incluya una variedad de alimentos ricos en nutrientes, especialmente aquellos que son ricos en fibra. 

  • Vegetales y frutas: Estos contienen una gran cantidad de fibra soluble e insoluble, que es esencial para el crecimiento de bacterias beneficiosas en el intestino. También son ricos en vitaminas y antioxidantes que ayudan a mantener una buena salud.
  • Alimentos fermentados: Los alimentos fermentados, como el yogur, el kéfir, el kimchi, el chucrut, el tempeh y el miso, contienen bacterias probióticas que pueden mejorar la salud intestinal.
  • Granos integrales: Los granos integrales, como la avena, el arroz integral y el pan integral, son ricos en fibra y otros nutrientes que pueden ayudar a mantener una microbiota saludable.
  • Legumbres: Las legumbres, como los frijoles, las lentejas y los garbanzos, son una buena fuente de fibra y proteínas vegetales, que pueden ser beneficiosos para la salud intestinal.
  • Frutos secos y semillas: Los frutos secos y las semillas son ricos en fibra, proteínas y grasas saludables, lo que los convierte en una buena opción para una dieta equilibrada que favorezca la salud intestinal.

¿La alimentación es lo único que influye? 

La alimentación ocupa un rol central en el mantenimiento de nuestra microbiota, pero no es lo único que influye. Además de la dieta hay mucho otros factores que pueden afectar la composición y diversidad de la microbiota intestinal como:

  • Antibióticos: El uso de antibióticos puede alterar la composición de la microbiota intestinal, ya que puede eliminar no sólo las bacterias patógenas, sino también las bacterias beneficiosas.
  • Estilo de vida: Factores como el estrés crónico, el sedentarismo, el consumo de alcohol y el tabaquismo pueden afectar la microbiota intestinal.
  • Genética: La composición de la microbiota intestinal puede estar influenciada por la genética y la herencia.
  • Infecciones: Las infecciones gastrointestinales pueden alterar la composición de la microbiota intestinal, ya que pueden provocar cambios en la barrera intestinal y en la inmunidad.

Entradas relacionadas

×